La Casa de Kruela
Experiencias Sobrenaturales en Kruela

Me persiguen experiencias extrañas

Escrita por: Hanin (Norte de México)


Experiencia nº 2329
EXPERIENCIAS PERSONALES DE TERROR EN LA CASA DE KRUELA
Me persiguen experiencias extrañas
Hanin (Norte de México)
Hola Kruela, tengo mucho entrando a tu página... todos estos temas siempre me han interesado bastante. Desde que estaba niña me ha tocado vivir experiencias extrañas. Siempre me toca ver "cosas". No quiero decir mi nombre, sólo diré que soy Hanin, porque he visto que hay gente que postea en tu página que es de mi misma ciudad... Sólo te digo que soy del norte de México.

Debo aclararte que la abuelita de mi mamá era bruja en su pueblo, después la siguió mi mamá que aquí en la ciudad ha ayudado a mucha gente también, y después yo le seguí a mi mamá... Desde chica todo lo que hago de brujería me funciona... El sólo hecho de decir que sucederá algo sucede... A mis 20 años sé demasiadas cosas, inclusive hasta adivinar el futuro de las personas sólo con saber los sueños, sin jamás haber estudiado nada de nada... En realidad tengo mucho poder en mí, yo lo sé... pero muy poca gente lo sabe y a muy pocos he ayudado por temor a que me discriminen o hablen mal de míi, ya que hoy en día hay demasiados charlatanes, aparte que no me pienso lucrar con esto....

Bueno Kruela, el momento más triste de mi vida fue el año pasado en el cual falleció mi madre, mi mejor amiga, mi compañera, mi protectora, mi todo, en extrañas circunstancias... Nosotras dos presentimos su muerte, más ella que inclusive me describió cómo serían los 5 minutos antes de morir. Yo no quise hacer caso, no quise creerlo porque no quería perderla. El caso es que si antes de su muerte me perseguían estas experiencias extrañas, ahora más.

Toda mi vida he visto "gente" tan blanca como la leche y flacos, en las noches a lo lejos en la calle, con una cabeza enorme y no tienen cara; como la mayoría de las veces los veo mientras ando con amigos, no digo nada por no espantarlos... hasta que hace unos meses me levanté de mi recámara hacia la cocina por agua, y al pasar de regreso miré (vi) clarísimo a uno de ellos parado frente al tocador de mi madre, en su cuarto que tenía la puerta abierta... Lo vi, me vio, volteó la cara, pero cuál sería mi sorpresa cuando fue ahí que descubrí que esas cosas no tenían cara...

Me metí a mi cuarto, yo no quise salir hasta que alguien más de la familia llegara. Desde ahí claro escuchaba cómo abría y cerraba las botellas de perfume que eran de mi mamá... Después mi hermana y mi cuñada se quejaban demasiado de bultos negros que miraban en la casa, que se paraban a un lado de ellas mientras cocinaban o lavaban los trastos, presencias y ruidos fortísimos que hasta yo un día alcancé a escuchar, hasta que me decidí a correr a todos esos malditos espíritus de mi casa que lo único que hacían -y yo sabía bien- era estarse burlando de la forma que en otras personas envidiosas de carne y hueso acabaron con mi mamá que no le hacía daño a nadie. Hice un desalojo. Yo sola, sin ayuda de nadie al estilo de mi madre. La familia entera dejó de escuchar, sentir y ver cosas, todos excepto yo .

También pensaba que por fin después de todo lo que habíamos pasado mis hermanos y yo con lo de mi mamá y después aquello, estaríamos tranquilos, que era lo que necesitábamos... Hasta que una noche mientras lloraba sola en mi cuarto sentí como algo se subió, algo del tamaño de un gato. Me sentí petrificada, dejé de llorar, de moverme y cerré los ojos... Eso se me puso en mi cara, sentía su respiración y su aliento putrefacto en mi nariz... No quise abrir los ojos porque tenía miedo de ver a un demonio y quedarme en shock por el resto de mi vida, así que opté por tratar de ignorarlo. Entoces de repente habló, con una voz tan espantosa y de ultratumba, que pensé que me iba a morir del susto, y me dijo que yo había tenido la culpa de la caída de los filisteos. Dicho eso se bajó de mi cama y no volvió a subir... No pude dormir en toda la noche... Después de eso, me han estado pasando muchas coincidencias con respecto a los filisteos, en especial con Astarot, una diosa de ellos... No sé la verdad qué tenga esa cultura que ver conmigo.

A veces, cuando voy en la noche sola manejando (conduciendo) veo carros que después ya no están, perros dentro de mi recámara, cuando solamente estoy yo sola; eso es horrible, siento cómo una mano me toca en las noches, la tele se prende y apaga sola, etc.

A veces lloro tanto tanto por querer ver a mi madre que esas mismas noches la sueño y sé que es ella, porque en mis sueños me dice que viene a verme porque yo estaba pidiéndolo mucho, y le pregunto siempre qué hacer. A ella nunca la dejan contestarme las "personas" que vienen acompañándola . Siempre le digo: "ven, vámonos, yo te escondo, yo te cubro", pero ella nunca quiere porque dice que la van a encontrar.

Ahora que ya me casé, vivo en casa de mi suegra, donde también me han estado sucediendo cosas extrañas, o sea que sea lo que sea sé que me está siguiendo. Ya me había akostumbrado a estos sucesos ¡hasta hoy!

Hoy tuve una experiencia horrible de esas que ustedes llaman "se te sube el muerto" y ahora sé que lo que me persigue no son aquellos fantasmitas ni ruidos que se dejaron de oir en mi casa después del desalojo sino aquello que me habló una noche sobre los filisteos y por fin hoy lo vi. Hoy me levanté temprano, hice desayuno para mi esposo, mi suegra y mi cuñada y posteriormente se fueron a la escuela y a sus trabajos respectivamente. Yo me quedé sola como siempre, hice la limpieza y bañé a mi perrita. Después me bañé yo, con la idea de descansar junto a ella acostadas en la cama. Cuando ya me había acostado la acurruqué en unas almohadas. Como aún es una cachorrita no batallé mucho para que durmiera después del baño, después me acomodé yo de lado, y después también subió a la orilla de la cama recargado en mi trasero el perrito chihuahua de mi suegra que me cae tan mal, pero que deje que se quedara porque no quería estar solo. Debo aclarar que ese perro es muy nervioso y hay veces que se pone como loco en la casa sin motivo alguno... Entonces miré el reloj, eran las 9:32 am y entonces sentí como mi mano izquierda comenzó a ponerse caliente y entonces algo comenzó a tocarme. Aún seguía sintiendo a los dos perros dormidos recargados en mí y sin moverse, quise voltear para ver qué era, ¡¡¡pero no pude!!! Me aterroricé y quise gritar pero la voz no me salía, entonces comencé a mover mi mano derecha, no la pude levantar pero las movía pegada a mi cuello, quise ver, pero me era muy difícil, veía con dificultad, como si algo me estuviera cerrando los ojos. No dejaban de tocarme la mano izquierda cuando sentí que alguien tocaba mi cuello como palpándomelo, y con mi mano derecha sentí esos pequeños dedos suyos. Entonces como pude giré un poco mi cabeza y lo vi frente a mí por fin... era una criatura con colmillos, sé que era la misma de aquella noche por el tamaño, su respiración y su olor. Me miraba, con su mano derecha acariciaba mi mano izquierda y con la izquierda me tocaba el cuello. Quise gritarle al perro que me cae tan mal, para que ladrara o hiciera algo pero no me salía la voz. Comencé a desesperarme, pensé en mi madre, en Dios y como pude comencé a gritar el nombre de Dios, JEOVA JEOVA JEOVA; no sé cuántas veces lo hice hasta que mi voz se comenzó a escuchar poco a poco, y él empezó a retroceder, y conforme mi voz se escuchaba, él iba retrocediendo más y más y yo iba recuperando mi movimiento también poco a poco.

Entonces pude moverme completa y rápidamente, revisé a mi cachorrita y al otro perro, los dos dormían plácidamente. Vi el reloj y eran las 9:36, no fue un sueño, yo lo sé. A todos aquellos que dicen que esto es científico lo dicen porque es probable que nunca lo hayan experimentado, y no necesariamente tiene que ser un muerto, también pueden ser como en caso, espíritus que ni conocemos o criaturas diabólicas, como ésta que les digo. Esto no era más que un demonio: era negro, pequeño, del tamaño de un gato, era chato, tenía cuernos, colmillos de fuera y unos ojos horribles, lo odié nomás de verlo.

Yo sé que Jeova Dios está muy en contra de la brujería, es por eso que me limito a practicarla y sólo lo hago en ocasiones necesarias. Hoy creo yo personalmente que sea lo que sea ese demonio y sus motivos para perseguirme me está hartando. Estoy verdaderamente asustada.
Bueno Kruela, eso es todo.
Saludos desde México.
Espero que no se hayan aburrido conmigo.
ATTE. HANIN
  Nota de Kruela

Hanin, efectivamente del mismo modo en que hay personas con dones especiales (tu caso), hay charlatanes. Entiendo que prefieras escribir con pseudónimo pero si vuelves a escribir recuerda firmar igualmente como Hanin ¿vale?.

Otra cosa, cuando hablamos de lo conocido como "subirse el muerto encima" hay un porcentaje altísimo que sí tiene explicación científica, pero queda un tanto por ciento inexplicable que va más allá de las características de esta experiencia y que son las que se creen como visitas nocturnas reales (generalmente con espíritus). Es tu caso, por desgracia. Te deseo mucha suerte y mucha serenidad. Y no, no nos aburrimos con tu historia.
 

Otras Experiencias Sobrenaturales   (Recomendadas)
Llamada telefónica al programa de radio La Mano Pe Víctima de la brujería
Noches interminables "Toño" No creía en la Ouija.
La niña en la puerta Un hombre lleno de amor.
¡Quiere matarme! El niño en la carretera.
Tenemos Compañía. El Tunche.
ENTONCES ¿QUÉ ERA? ¿UN DUENDE U OTRA COSA...? El demoníaco perro negro.
Mi primer fantasma, la dama blanca en mi casa. Una caricia en el rostro me despertó de madrugada
La risa del diablo. Aparición en mi casa.
"Anita" Una voz me avisó desde el otro mundo...
Un fenómeno que no comprendo. La doble.
La despedida de mi madre. Un ángel.
" La hermana muerta" Niña.
ANITA Y SU ¿AMIGA IMAGINARIA?. Mi recuerdo de infancia.
El Cuco cumplió su promesa. La sombra siniestra
Gatos en bolsas. Fiesta en el cementerio
INVOCACIÓN. Historias de hospital
Historias breves de "aparecidos". ¿Por qué me pasan estas cosas? ¡AYUDA!
~ ~ La llegada de la Muerte ~ ~ Apariciones en el centro recreacional.
Información: Problemas con la página Mi abuelo
Una Inesperada Compañía El reecuentro con un amigo... que fallecio
La noche antes de morir Mi experiencia jugando Libro Rojo