La Casa de Kruela
Leyendas Coloniales en Kruela

La casa encantada

Escrita por: Ady (San Luis Potosí. México)


Hola Kruela, esta es una leyenda colonial de mi ciudad, con mucho cariño, que la disfrutes....

La casa encantada

Aún existen personas que recuerdan algunos hechos ocurridos en el edificio al que se le conoce como “la casa encantada” aunque el encantamiento de dicho sitio se prolongó por muchos, muchos años, ya que causas diversas impedían investigar a fondo la causa de dicho encantamiento. Una de ellas era que sus habitantes no querían que este fenómeno, o los fenómenos que allí ocurrían, se divulgaran y por otra, esta casa tenía temporadas muy largas de permanecer abandonada; se oía decir que la gente que llegaba a ocuparla, pronto la dejaba porque allí sucedían fenómenos inexplicables como por ejemplo: Se decía que los muebles de la sala acomodados de acuerdo con el deseo de los moradores, eran completamente cambiados de lugar con el asombro de los dueños que la habitaban. Otras veces sucedía que después de alguna velada, cuando todo quedaba en desorden amanecía el lugar perfectamente arreglado limpio y acomodado. Había ocasiones en que los muebles de la cocina amanecían en la sala y que algunas cosas de ésta en la cocina también, manos invisibles barrían el patio, abrían las llaves del agua, cerraban la puerta de alguna recámara con llave, cuando ésta se dejaba puesta en la chapa; en fin muchas y muy curiosas cosas acontecían en esta casa.

Era el dominio general que al pasar por el sitio de referencia, se escuchaba ruidos, palabras, aun estando la casa deshabitada.

En esta mansión se instalaron diversos negocios, los cuales no prosperaron; aun cuando los dueños nunca decían el motivo del por qué de la liquidación, probablemente el constante variar del sitio de sus mercancías y útiles de trabajo debió ser sumamente molesto. Lo cierto era que los negocios allí establecidos duraban poco tiempo.

Hacia los años treinta del siglo pasado, cuando los fenómenos que ocurrían en la casa de los espíritus se volvieron insoportables, fue cuando se instaló allí una negociación fotográfica, la cual era atendida por dos caballeros muy serios y de aspecto circunspecto siempre vestidos de negro; mucha gente se abstenía de ocupar los servicios de dicho negocio, dada la fama de tal sitio, aunado al aspecto misterioso de los fotógrafos.

Dado que su negocio iba hacia el fracaso, los caballeros quisieron dar a conocer a toda la población lo que allí sucedía, porque a decir verdad, se balanceaban los cuadros colgados en la paredes, corrían los muebles de un lugar a otro, y se escuchaban ruidos parecidos a corrientes de aire, golpes en los muros, repercusiones, ecos, por lo tanto abrieron puertas y ventanas dejando entrar a personas que así lo desearan, para que dieran cuenta de los acontecimientos.

Con el fin de conjurar el maleficio se hicieron varias sesiones espiritistas conducidas por gente ilustrada en tales cosas; una de ellas se desarrolló con mucha solemnidad, se convocaron a los espíritus que habitaban esa casa y sucedió que por conducto de las mediums, se presentó un sacerdote, que pronunció un sermón regañando no sólo a los allí reunidos sino a toda la población, porque las costumbres actuales diferían mucho de las normas establecidas por la sociedad, en el tiempo en que él estuvo en este mundo. Enseguida se hizo presente un señor que se identificó como un minero, y dijo que en esa casa se encontraba guardado mucho dinero, pero que en el tiempo en que él vivió, la casa era mucho más grande y que por lo tanto, el dinero estaba a gran distancia del sitio de la reunión. A este respecto puedo agregar que en una casa circunvecina, encontraron un tesoro del que hoy disfrutan sus descubridores.

En fin, se presentaron en esa sesión varios espíritus, entidades, como llaman los espiritistas quienes utilizan a los mediums para comunicarse son seres de este mundo. Se volvieron a llevar a cabo otra reuniones de esa índole pero los fenómenos no cesaron y las inquietudes continuaron.

Por fin los mismos espiritistas solicitaron la intervención de sacerdotes católicos para que bendijeran la casa; así lo hicieron y también se celebraron misas, y se dice que a partir de entonces el fenómeno terminó, que ya nunca se volvieron a mover los muebles, ni a desprender los cuadros de la pared.
 
 

Se levantó allí un moderno edificio de tres pisos, la parte superior se fraccionó en departamentos y, en la parte del piso bajo se instaló un salón de belleza; en la esquina del edificio, viendo hacia el oriente y sur, se inauguró un restaurante. Por cierto... se ha notado más con curiosidad que con sorpresa, que los negocios allí establecidos duran poco tiempo, pues han sido instalados con distintos dueños. Nos preguntamos ¿acaso los espíritus siguieron con sus bromas?
 

Hoy se ha establecido un restaurante también, y por cierto es el mejor instalado desde que se estrenó el edificio, aunque alguna vez un amigo platicando con otro le refirió lo siguiente:

- Eran las ocho de la noche; pedí una torta y un refresco y empecé a comer, al dar el primer trago al caso que contenía refresco, ví con sorpresa que disminuía notablemente el líquido hasta quedar menos de la mitad. Pensé que era alucinación mía, sin embargo, me han platicado otras personas que también les han ocurrido cosas curiosas. Los dueños del restaurante y los empleados, dicen que les apagan el radio y luego la encienden, sin que nadie intervenga.
 

Ady ( San Luis Potosí, México )

Otras Leyendas Coloniales   (Recomendadas)
La niña de las iglesias El Chullachaqui
El jinete sin cabeza La mujer del chamán
Pueblo desaparecido La burra blanca
La vieja nana. Por:Alexis Nacho le temía a la oscuridad. Por Jazmín Elisabeth
LA MULATA DE CÓRDOBA LA CALLE DE "LA QUEMADA".