La Casa de Kruela

El exorcista

Escrita por: Dario Lavia


"EL EXORCISTA" 
Basado en una historia real, descubre los secretos de su origen y la leyenda negra del rodaje. 
Por Kruela
 
El exorcista: basado en una historia real
Cuando William Peter Blatty escribió “El exorcista” la industria de la literatura y más tarde la del cine nos regalaron una terrorífica historia de ficción que nos puso los pelos de punta. Pero la realidad supera a la ficción y lo cierto es que el escritor se basó en hechos reales para narrar la historia de Regan, la niña poseída.

Además, la filmación de “El exorcista” de William Friedkin tiene su propia leyenda negra, y es que durante el rodaje de la cinta ocurrieron ciertos sucesos que también podrían ponernos los pelos de punta.

Disfruta de este reportaje de tres partes (El verdadero niño poseído,  Sucesos extraños del rodaje y Más datos de “El exorcista”)
Kruela
 

 
El verdadero niño poseído


1949
Mount Rainier (Washington, USA)
El diario católico The Catholic Review publica una historia sucedida en un suburbio de Washington donde relata la posesión demoníaca de un adolescente de catorce años llamado Robbie Mannheim. El Washington Post publica, además, un artículo sobre posesiones. El joven Robbie deja de ser anónimo.

En aquella época un joven estudiante de la universidad de Georgetown (Washington D.C.) lee el artículo y toma notas. Seguirá haciéndolo durante los años siguientes convirtiendo sus notas en un diario del que hará uso cuando, siendo ya escritor, publique su libro “El exorcista”. El estudiante era William Peter Blatty.

Robbie solía jugar a la Ouija con su tía Harriet para tratar de ponerse en contacto con seres del más allá. Era una práctica habitual entre los dos, así que cuando Harriet falleció, Robbie no dudó en tratar de ponerse en contacto con ella a través de la Ouija.

A partir de aquel momento comenzaron a escucharse ruidos extraños en su casa, y poco a poco Robbie se convirtió en otra persona: blasfemaba, le aparecían cortes en el cuerpo, su comportamiento era cada vez más violento, más demoníaco. Se escuchaban pisadas debajo la cama, ruidos de arañazos, se veían levitar algunos objetos o los muebles se arrastraban solos por el piso...

Sus padres no dudaron en llevarlo al médico pero éste no vio nada extraño en la salud del adolescente y Robbie terminó visitando un psiquiatra. Por desgracia fue inútil.

Acudieron finalmente al arzobispado católico de Maryland para pedir ayuda y que se les concedieran los permisos necesarios para un exorcismo. El jesuita encargado, asistido por otros cinco religiosos, estaba lo suficientemente convencido como para realizarle un exorcismo, y durante la lucha que mantuvo con el ser que ocupaba el cuerpo de Robbie, fue atacado duramente. Robbie, que permanecía atado de manos, se libró de sus ataduras y con un muelle que se soltó de la cama, golpeó de tal manera al sacerdote que a éste tuvieron que ponerle más de cien puntos de sutura en el brazo. El niño poseído maldecía, poseía poderes mentales y una gran capacidad de sugestión, hablaba en idiomas que desconocía (como el latín) y forcejeaba continuamente.

Buscando en archivos casos antiguos, el jesuita decidió obligar al niño a colocarse una cadena llena de medallas de santos y a sostener una cruz durante el exorcismo. Se produjo una pelea final y brutal, pero finalmente el espíritu que poseía al niño desapareció.

El largo exorcismo –o los treinta exorcismos que se le hicieron- duró tres meses.

El hecho era lo suficientemente complicado como para que se tratara de mantener en secreto la identidad del niño que –desde enero a abril de 1949-  había estado sufriendo cambios psíquicos relacionados, al parecer, con el demonio. No obstante los diarios dieron pistas y William Peter Blatty trató de llegar hasta el niño.

Se puso en contacto con el padre William Bowdern, quien había participado en el exorcismo, pero éste se negó a revelarle la identidad del niño y la familia. Por otro lado el propio Bowdern había escrito un diario durante el largo exorcismo de varios días, diario que hubiera deseado entonces para él Blatty, pero que en cambio llegó a manos de otro escritor: Thomas Allen (al que llegó a través del padre Walter Halloran, otro de los sacerdotes que participó en el exorcismo).

En el diario se contaba que el niño escupía, blasfemaba, se retorcía salvajemente y luchaba contra las oraciones de los religiosos. Según parece la posesión se manisfestaba de noche y duraba hasta el alba, y en la piel del adolescente aparecían algunas palabras como cortadas con cuchillo y sangrantes que decían “Hell” (Infierno) y “Spite” (rencor).

Pasaron veinticuatro noches antes de que Robbie abriera finalmente los ojos y dijera “Se ha ido”. Era el lunes de Pascua de 1949.

El tema llegó a deliberarse entre médicos y expertos que dedujeron que Robbie habría sufrido alguna enfermedad mental:


* Automatismo, que provoca acciones mecánicas o involuntarias, típico de algunas formas de esquizofrenia.
* Síndrome de Gilles de la Tourette: una perturbación de la personalidad en la cual el paciente grita de forma incontrolada, se contorsiona, emite sonidos similares a gruñidos y habla de forma ininteligible.
* Desorden obsesivo-compulsivo: se caracteriza por la necesidad de realizar acciones inútiles o inapropiadas, acompañadas por frecuentes ataques de ansiedad causados por motivos irreales.
 

Cuando Allen localizó a Robbie éste ya era un señor maduro, casado y con hijos, y los médicos que lo habían tratado no encontraron en él ningún síntoma de las enfermedades mentales arriba mencionadas. Se dice que no todos los exorcismos, más bien una mínima mínima mínima parte son reales, pero según el padre Halloran, que estuvo allí, la iglesia nunca admitiría que fue un exorcismo genuino. Claro que.... él estuvo allí y pertenecía a la Iglesia.

En 1998 se sabía de Robbie que era mayor de sesenta años y no tenía ningún recuerdo de aquella experiencia.
 

 
Sucesos extraños del rodaje


El 20 de octubre del 2000 se estrenó la versión completa que William Friedkin rodara en 1973 con Ellen Burstyn (como Chris McNeill), Max Von Sydow (como padre Merrin), Jason Miller (como padre Damien Karras), Lee J. Cobb (como el inspector Kinderman) y Linda Blair (como Regan McNeill) en los papeles principales.

Sinopsis: una adolescente que vive con su madre comienza a sufrir extraños cambios en su comportamiento, cambios que provocan el terror de la madre porque su niña buena se convierte en un monstruo que escupe insultos y vomita un extraño líquido. Los médicos no ven nada raro en ella pero la pequeña está cada vez peor. Decide recurrir a un cura para que le ayude y las dudas del padre Karras se volatilizan cuando comprueba que alrededor de la pequeña Regan hay un ambiente cargado, los muebles se mueven solos y la niña presenta heridas en su cuerpo que se realizan a la vista de los presentes sin que haya una mano visible que las provoque.

William Friedkin quería una película realmente especial, terrorífica. Su interés llegaba a tal punto que la habitación de Regan (con su cama y sus muebles) estaban en realidad en una cámara frigorífica de esas que se utilizan para congelado industrial a varios grados bajo cero. Su intención era que el vaho que salía de la boca de los actores, fuera real. Y así fue.

Cuenta la leyenda que el director buscaba formas de asustar al reparto y se dedicaba a pegar tiros inesperados para atemorizar al personal y que sus interpretaciones fueran más creíbles. Pero lo cierto es que según los propios actores y parte del equipo técnico, sucedieron cosas extrañas durante la filmación que los tuvo en vilo continuamente, con o sin ayuda de Friedkin.

Friedkin se comportó como un tirano durante el rodaje, haciendo, por ejemplo, que Regan golpeara varias veces a la actriz Ellen Burstyn con el fin de que le doliera realmente.

Foto: Ellen Burstyn

Según cuenta la propia Burstyn, durante aquel rodaje ocurrieron fenómenos que les hicieron pasar días horribles. A ellos no les parecía en absoluto divertido. Algunos técnicos sufrieron accidentes inexplicables, uno de los cuales estuvo a punto de ser mortal. Uno de los sets donde se rodaba se quemó inexplicablemente y tuvieron que retrasar el rodaje seis semanas. Hubo incluso rollos de película que se velaban misteriosamente sin causa aparente, fallecían personas allegadas de los componentes de la película y el equipo estaba cada vez más histérico. Se decía que alguien trataba de sabotear la película, e incluso se sugirió que era el mismo Demonio.

Friedkin, viendo el estado nervioso de su equipo, llegó a llamar a un reverendo llamado O’Malley para que diera su bendición a todos los participantes de la película cada día antes de empezar el rodaje.

Además de estos sucesos que pusieron de los nervios al equipo durante el rodaje, cuando se estrenó la película hubo más casos que crearon la leyenda negra de “El exorcista”... Se creyó que estaba maldita.

Al estrenarse, se cuenta que ponían unidades móviles UVI en las puertas de los cines porque había quien no resistía el terror, algunas personas sufrían terribles ataques de nervios, e incluso se cuenta que una mujer sufrió un aborto.

La actriz Jack McGowran, que interpretaba el personaje de Burke Dennings, falleció días después de que se filmara su muerte en la película.

Tras la premiére de la versión teatral de “El exorcista” en el Theatre Comedy de Londres, la actriz que interpretaba el papel protagonista, Mary Ure, fallecía en extrañas circunstancias en su habitación.
 

 
Curiosidades. Más datos de "El exorcista"


Curiosidades:

~ Las escenas donde Linda Blair se masturbaba con una cruz fueron dobladas por su doble de rodaje: Eileen Dietz.

~ El vozarrón de la niña cuando está poseída la puso Mercedes McCambridge, pero demandó a la Warner Bros. por no ponerla en los títulos de crédito. En las siguientes copias que se hicieron su nombre ya aparecía porque ganó el pleito contra la Warner.

~ Del maquillaje se encargó Dick Smith, que aplicó entre ocho y diez capas de latex encima del rostro de Linda Blair para simular cicatrices y malformaciones, amén de colocarle una prótesis dental aparentemente sucia. Encargó a su equipo que crearan lentillas de amarillas con decoloraciones negras y azules, y otras totalmente blancas. También encargó una cabeza robot (molde de Linda Blair) que serviría para la escena en la que Regan gira la cabeza completamente. Pero lo más comentado fue siempre el vómito que Regan expulsa por la boca: no era otra cosa que puré de guisantes canalizado desde la parte trasera de las orejas hasta su boca, oculto por el maquillaje, los tubos eran invisibles a la cámara.

~ Debido a la dureza de las imágenes, no se permitió que Linda Blair (la niña, Regan) viera la película hasta su mayoría de edad.

~ Fue William Peter Blatty quien sugirió el nombre de William Friedkin para la realización, rechazando así nombres como Steven Spielberg o John Frankenheimer.

~ España censuró partes de la cinta en su estreno, y aunque no fueron muy duros con la cinta, sí trataron de suavizar escenas intercalando escenas sonoras para que la atención no quedara sólo sobre la escena visual (ejemplo: la masturbación de Regan con la cruz). Lo más fuerte quizás es que hace unos años aún estaba prohibida la cinta en su edición de vídeo en Gran Bretaña, Suecia y Finlandia.

~ Es una de las peliculas más rentables del cine en cuanto a coste-recaudación.

~ Integristas católicos calificaron la película de “sucia y blasfema”, pero los detractores de la cinta, sin querer, le dieron más popularidad.

~ Ganó dos Oscar de Hollywood (mejor guión adaptado y mejor sonido) pero además estuvo nominada a ocho estatuillas más (película, director, actriz, actor secundario, actriz secundaria, fotografía, decoración y montaje), obtuvo cuatro Globos de Oro (mejor director, película, sonido y actriz secundaria –Linda Blair).

~ Hasta el año 2.000 no pudimos ver la cinta completa. Friedkin nos dejó ver una de las mejores escenas de la cinta: Regan, como una araña al revés, bajando las escaleras, pero es una pena que no pusiera la escena de Regan lamiendo el tobillo de uno de los invitados a su fiesta (memorable)

~ Se hizo una trilogía. La segunda parte (El exorcista II: el hereje) pasó con más pena que gloria. Aunque aparecían actores como Richard Burton, Max Von Sydow, Louise Fletcher o Ned Beatty (y por supuesto, Linda Blair), era una mala idea mal enfocada y de malos resultados dirigida por John Boorman. La tercera parte (El exorcista III) la dirigió el propio escritor, William Peter Blatty en 1990. En esta parte George C. Scott, Ed Flanders, Brad Douriff y Jason Miller fueron los protagonistas. La idea es mucho más buena que la de la segunda parte y está basada en “Legión”, otra novela de Blatty.
 
 

Enlaces interesantes
Entrevista a William Peter Blatty en el Washington Post sobre “El exorcista”
Web oficial de “El exorcista”
Vídeos online de “El exorcista”
William Friedkin
Comprar en v.o. THE EXORCIST: 25 ANNIVERSARY
Comprar en v.o. THE EXORCIST II: THE HERETIC
Comprar en v.o. THE EXORCIST III
El Exorcista en Cinefania    (puedes dar tu opinión de la película)
El Exorcista II en Cinefania  (puedes dar tu opinión de la película)
El Exorcista III en Cinefania (puedes dar tu opinión de la película)
 

Nota: las imágenes pertenecen a las productoras y se muestran aquí con fines informativos.

© Ciberanika.com

 
H.P. Lovecraft La ouija
Las Caras de Belmez Especial ´Al final de la escalera´
El exorcista El museo del recorte. En busca del ovni
Hannibal Lecter Casas encantadas y Poltergeist
Cuando se te sube el muerto encima De la seduccion y la perversion en la inocencia
Lisa, la que predice el futuro desde MS-DOS La Monabruja asusta a la comunidad de Rio Frio
El fantasma que se le aparecio a Emma Rosa Solano Una vida de contacto
Algunos de mis encuentros cercanos. Ovnis Merma la ufologia en Puerto Rico
El maravilloso mundo de los Zombis Expedición en el castillo
El aerostato se va El templo de los Extraterrestres
Nuevos avistamientos OVNI en Puerto Rico El fantasma de la biblioteca Willard
El Uñudo asusta en Justo Daract El Chupacabras
Poe, Corman, Price Ouija
La leyenda de ´La Pascualita´ Magic
El Resplandor La casa misteriosa de Orizaba
El chivo que se convirtio en mujer Nave trompo sobre Puerto Rico
Fotografias y espectros Fantasmas mercedinos
La hora fria. Terror a la española La abducción de Reinaldo Rios
La casa maldita de Amityville Vuelven los ovnis
Breve repaso de la Brujeria Octubre. Mes de lo paranormal
John Merrick, El hombre elefante