Búsqueda personalizada


Galeria nº 13
Usuario:
GALERIA DE PSICOPATAS Y ASESINOS EN LA CASA DE KRUELA

Perry Smith y Dick Hickock

PERRY SMITH y DICK HICKOK
Olvidando cadáveres por el camino
 

NOTA: Esta breve biografía está sacada de la novela de Truman Capote "A sangre fría". A quien le interese conocer a estos personajes le recomiendo que se lea la novela.

Perry Smith y su amigo Dick eran dos tipos que asesinaban a sangre fría y sin motivo aparente, llevándose a la tumba aquel que se ponía en su camino.

Un día decidieron planear la muerte de Clutter, un vecino del pueblo agrícola de Holcomb, para hacerse con su dinero y tomaron una decisión: no debían quedar testigos.

Se marcharon hacia la ciudad donde vivía el tipo que habían elegido como víctima sin dinero en los bolsillos y allá por donde pasaban dejaban una estela de cadáveres.

Cuando logran llegar a la casa del hombre allí está toda su familia, de modo que, sin pensárselo apenas, los asesinan a todos.

Tras la masacre se marchan y continúan sus andanzas criminales.

Un preso reconoce la historia y decide hablar con la policía porque él tiene algo más que una pista: nombres.

Atrapan a Dick y Perry y les llevan a juicio, y curiosamente estos dos tipos que tienen pinta de dos pobres locos, se declaran culpables en el juicio.

Como curiosidad destacar que la justicia retrasó su destino en la horca más de lo debido.

Kruela

ESTA BREVE BIOGRAFÍA NO QUEDARÍA COMPLETA sin la aportación de LUIS INI, que hace tiempo escribió y publicó en La Nación el siguiente artículo basado en la misma novela comentada y que se publica aquí con su permiso:

TINTA ROJA.

El lunes 16 de noviembre de 1959, el diario New York Times publicaba, en el centro de la pagina 39, el siguiente título a una columna: "Rico agricultor y tres miembros de su familia asesinados". La noticia, originaria de un pueblo rural llamado Holbcomb, en el estado de Kansas, refería que el día anterior todos habían sido encontrados en la casa familiar, atados y amordazados, muertos a quemarropa. No se tenían noticias del móvil ni quién o quiénes habían sido los responsables.

Ese lunes, cuando Truman Capote (1924-1984), por ese entonces ya un consagrado escritor y personaje del mundillo social, posó su ojo -y su olfato- sobre la pequeña información, tuvo una intuición que recién daría sus frutos en enero de 1966, cuando las librerías comenzaron a recibir su obra A Sangre fría (In cold blood): en dos semanas escaló al número uno en ventas, donde estuvo más de un año.

"Escribir lo que yo denominaba una novela real, un libro que se leyera exactamente igual que una novela, sólo que cada palabra de él fuese rigurosamente cierta" fue el objetivo principal que Capote se propuso al contar esta historia; eso, más el resultado de sumar en su estilo "la credibilidad de los hechos, la inmediatez del cine, la hondura y la libertad de la prosa y la precisión de la poesía".

No fue menor el esfuerzo realizado por el talentoso hombrecito. Tres años pasó viajando con frecuencia a ese pueblito de Kansas, indagando y, sin tomar notas o usar grabador, entrevistando gente (entre ellos los dos culpables del crimen: Richard Eugene Hickock y Perry Edward Smith, apresados un mes y medio después, cuando confesaron también el botín total: "unos cuarenta o cincuenta dólares"); otro tanto le llevó ordenar las seis mil carillas de notas recopiladas ("casi una habitación entera de papeles"). El punto final de un libro que a Capote le parecía infinito, y que dejó huellas profundas en su personalidad, llegó recién cuando en abril de 1965 Perry y Dick -sentenciados originalmente para un lustro antes- murieron en la horca, tal como lo especificaba la ley de Kansas: Habían matado a sangre fría y a sangre fría serían castigados.

Norman Mailer calificó la novela como "un fracaso de la imaginación"; Borges supo juzgar que "utilizó ese hecho atroz para crear un género nuevo, que participa del periodismo y la literatura". Hoy, lejos de la discusión, Truman Capote y A Sangre fría  son considerados clásicos del periodismo y la literatura modernas.

LUIS INI

Perry y Dick esposados
otras imágenes policiales

El escritor y periodista Truman Capote llevó la historia en forma de novela con el título de "A sangre fría" y en 1967 se hizo una película dirigida por Richard Brooks (In cold blood).

Enlaces Relacionados EXTernos
- Ficha de la película de RICHARD BROOKS (1967) en la IMBD
- Ficha de la película para TV de JONATHAN KAPLAN (1996) en la IMBD

© Kruela
VOLVER A PSICOPATAS Y ASESINAS
Nota: muchas imágenes de la web han sido encontradas sin conocer la procedencia de su dueño o enviadas por lectores. Se ruega que de conocer el copyright se nos comunique para poner su nombre o, en caso de no estar de acuerdo en ilustrar la página, eliminarlas inmediatamente. Gracias.
 
Comentarios publicados


Usuarios más activos
Experiencias
Cuentos
Leyendas urbanas
Leyendas coloniales
Miscelanea
Psicopatas y Asesinos
Biografias
Entrevistas
Opciones Usuario
Ultimos comentarios registrados


Nuevas Experiencias